Filosofía Vianney

Nuestra institución es una empresa esencialmente de servicio que propicia el bien ser y el bien estar de todos los que directa o indirectamente trabajamos en ella.

Creemos que lo mas importante dentro de nuestra organización es la persona humana por lo que en Vianney buscamos crear un ámbito que propicie el desarrollo integral de las personas que trabajan en ella a través del trabajo bien hecho y la formación que se recibe dentro de un clima colaboración, confianza y respeto entre todos los que aquí colaboramos.

Nuestro fin como organización es ser una empresa altamente productiva, plenamente humana y socialmente responsable.

Misión

Perfeccionar en forma constante nuestro modelo de empresa, ofreciendo soluciones integrales en vestido y decoración del hogar de alta calidad, con alto nivel de servicio y responsabilidad social.

  • Respeto a la persona.
  • Con la formación de personal con alta calidad humana y profesional.
  • Siendo una empresa altamente competitiva.
  • Alta solvencia moral, económica y técnica.
  • Reinversión constante.

Visión

Seremos la empresa más eficaz de América en el ramo textil-hogar, a través de la observancia constante de las mejores prácticas a nivel mundial en todos nuestros procesos.

Valores

RESPETO A LA PERSONA:

Tratemos a todas las personas (colaboradores, familia, proveedores, clientes,…) por su dignidad humana, pues todos somos iguales como personas y a la vez somos diferentes en todas nuestras circunstancias:

  • Subsidiando en el crecimiento y desarrollo integrales de los demás.
  • Solidarizándonos con el progreso de todos como empresa.

JUSTICIA:

Formemos el hábito permanente de nuestra voluntad de darle a cada quien lo que le corresponde, Por lo tanto, realizaremos todas nuestras responsabilidades y quehaceres:

  • Honestamente: Seremos congruentes entre lo que decimos y hacemos.
  • Verazmente: Nos apegaremos siempre a la verdad y a la sinceridad.
  • Lealmente: Protegeremos la relación a la que nos hemos comprometido libremente con la empresa, con los compañeros y con nosotros mismos, aún en situaciones cambiantes.

RESPONSABILIDAD:

Cumplamos generosa y perseverantemente en el trabajo cotidiano los compromisos libremente adquiridos, logrando así nuestro crecimiento personal y la calidad integral.

Tengamos presente que la dignidad del trabajo humano es el gran medio del crecimiento y trascendencia como personas.

HUMILDAD:

Conozcamos y aceptemos con sencillez nuestras potencialidades propias e institucionales para ofrecerlas al servicio de los demás, y nuestras limitaciones para superarlas.

ENTUSIASMO:

Creamos en cada uno de nosotros mismos y en nuestra capacidad de transformar las cosas. Ejerzamos, con espíritu de servicio, el liderazgo para alcanzar las metas y objetivos.

No son las cosas que van bien lo que trae entusiasmo, es el entusiasmo lo que nos hace hacer bien las cosas.

AUSTERIDAD:

Controlemos nuestras propias actitudes y el manejo estricto de los bienes que se poseemos y empleamos. Evitemos el desorden y el despilfarro.

Gastemos en lo estrictamente necesario.